Maghú

Sobre Maghú

Maghú es un viaje compartido, Maghú es magia

La Eguzkilore ha llegado a nosotros para anclar sus raíces en nuestra propia semilla interna. Maghú es el viaje de una semilla que está siendo regada y cultivada. Un viaje de magia como expresa nuestro nombre: “Maghú“, “Magia” en persa. Un viaje en el que crecer y aprender para seguir descubriendo todo lo que esta flor, mito y leyenda, tiene aún por descubrirnos.

Maghú es también un mensaje de empoderamiento y cuidado. “YO SÍ PUEDO” y “ZAINDU MAITE DUZUN HORI- CUIDA AQUELLO QUE AMAS”. Porque creemos firmemente en el potencial que todos tenemos dentro, un potencial que debe ser reconocido,  regado y cuidado.

En Maghú cultivamos la Eguzkilore y elaboramos productos artesanales nacidos de esta mágica flor. Inspirados en el proceso de la Eguzkilore hemos querido honrar todas sus fases: semilla, raíz, espina y flor.

Semillas de Eguzkilore, la flor natural, joyería artesanal en plata, alta cosmética ecológica con raíz de Eguzkilore y licor de Eguzkilore son las líneas de producto que en Maghú hemos creado para acercar nuestro mensaje a las personas.

** Maghú es un viaje compartido, Maghú es magia,  ¿nos acompañas? **

Eguzkilore - Flor del Sol

Mito y leyenda

Eguzkilore – Flor del Sol

Mito y leyenda

La leyenda de la flor Eguzkilore en Euskal Herria es antigua, muy antigua. La flor Eguzkilore es en la mitología vasca “El Guardián de las Puertas”. Durante generaciones la flor se ha colgado en el portón de las casas para proteger a sus habitantes. Eguzkilore significa “Flor del Sol” en Euskera, la lengua vasca. Según la leyenda, preserva la salud física, emocional y espiritual de aquellos que habitan el hogar.

La leyenda se ha transmitido oralmente perpetuando el mito de esta flor. Porque la Eguzkilore es mucho más que una flor. La Eguzkilore es símbolo de empoderamiento, fuerza, protección y cuidado.

La Eguzkilore es natural de Europa central y Pirineos, creciendo principalmente en laderas soleadas de alta montaña. A día de hoy  es una flor protegida en peligro de extinción.

Esta planta bienal, desde su siembra hasta que sale la flor pasan al menos 19 meses, es perenne de tallo rígido y reducido. Crece casi pegada al suelo y en una primera fase brota airada, alocada y desordenada, con hojas espinosas anchas y carnosas. Luego desaparece de la superficie de la tierra para transitar el invierno fortaleciendo sus raíces. Más adelante vuelve a resurgir, esta vez en equilibrio y armonía para finalmente dar flor.

La llamada

Sentimos la llamada y emprendimos el viaje
La llamada

Sentimos la llamada y emprendimos el viaje

En Maghú sentimos la llamada y emprendimos el viaje. A través del cultivo de esta mágica flor y viviendo presentes cada una de sus fases, la Eguzkilore nos regala ser espejo en el que vernos reflejados para comprender los ciclos de la vida. Recordamos. En Maghú la Eguzkilore trasciende el significado de la tradición para convertirse en el significante de algo más grande que crece cada día.

La Eguzkilore nos enseña que los ciclos de la naturaleza son los ciclos de las personas, que para cuidar a otros primero hay que saber cuidarse a uno mismo, que la perfección depende de los ojos que la miren, que el Ser es semilla, raíz, espina y flor permitiéndose mostrar su verdad en cada momento del proceso, que la vida requiere la justa medida ya que tanto daña el exceso de agua como la falta de ella, que a veces la flor se estanca y requiere transitar nuevos ciclos, que entre sembrar y cosechar hay un regar y esperar…

Tanto y tanto nos está enseñando esta mágica flor mito y leyenda, que desde Maghú sentimos la llamada a compartir su mensaje.

El proceso de cultivo de la Eguzkilore

El proceso de cultivo de la Eguzkilore es un viaje, un viaje interior que se refleja en el exterior. Un viaje en el que si la persona lo permite puede transformarse en Agricultor, aquel que conoce los ciclos de la semilla, del brote, de la flor y la cosecha, aquel que entiende la vida. El que cambia la mirada hacia uno mismo inevitablemente cambia la mirada hacia el exterior. Porque para desplegar nuestro potencial hay que transitar y atravesar los miedos. Permítete perder el control sobre lo que eres y lo que haces y serás libre.

** Cultivar la flor Eguzkilore es cultivar tu sol interior **

La Semilla

El inicio de todo
La Semilla

El inicio de todo

La semilla de la Eguzkilore representa la esencia, la individualidad, el don único y diferente de cada ser, el inicio de todo. A la vez contiene la información de todas las Eguzkilores que le precedieron. La semilla expande sus alas, vuela libre y ligera, sin miedo. Llega así a tierra fértil, posa entonces sus alas.

Nacemos únicos y diferentes, individuales, con nuestras alas de libertad, con el don de nuestra semilla interior. Es responsabilidad de cada uno honrar y cultivar nuestro potencial así como reconocer el potencial de cada persona. Muéstrate en toda tu esencia. Abre las alas, alza el vuelo, encuentra tu tierra y enraízate en ella.

Riega y cultiva la semilla, definirás así su manifestación al mundo. Solo depende de ti. ¿Se convertirá en flor?

** “Abre la semilla que te han entregado. Riégala y obsérvala crecer y expandirse” **

La Raíz

Transitar el camino: luz y oscuridad, caos y armonía
La raíz

Luz y oscuridad, caos y armonía

La verdadera magia de la Eguzkilore está en la raíz. Darse y dar el permiso de cambiar… y de volver a cambiar.

La raíz de Eguzkilore nos enseña que para manifestar nuestra luz es necesario atravesar momentos de oscuridad. Nos recuerda que debemos permitir los procesos dándoles su espacio y tiempo, cultivando amor, cultivando  paciencia. El primer proceso de la semilla es echar raíz y anclarse en tierra. Así comprendemos que para que algo nuevo se manifieste es necesario un largo proceso interno. Se hace entonces visible lo invisible. El primer brote emerge al exterior.

La Eguzkilore desarrolla sus hojas caótica y desordenada. Más tarde se seca hasta “desaparecer”. De la planta queda solo la raíz, una fuerte base anclada. Transita el invierno oculta, muy profundo, bajo tierra. La raíz abraza la oscuridad, se expande, coge fuerza.  Despojada de lo que en apariencia “es” vive una necesaria retirada.

La Eguzkilore vuelve a resurgir fuerte y poderosa “YO SÍ PUEDO”. Manifiesta ahora la mejor versión de sí misma, simetría perfecta, naturaleza en equilibrio. Desaparecer y permitir el derrumbe es necesario para dar espacio a lo nuevo. Entendemos así que para conocer la armonía hay que atravesar primero el caos. Que para ir al centro hay que transitar primero las polaridades.

** Entiende y abraza los ciclos de la vida. Toda destrucción es solo el inicio de una nueva creación**

Las Espinas

Fuerza y protección
Las Espinas

Fuerza y protección

En el centro de la Eguzkilore brota un corazón de espinas. Las espinas no buscan agredir sino proteger el tesoro en su interior. No todo lo que pincha ataca o se defiende sino que protege su frágil belleza interna. Las espinas existen en el patrón primigenio de la creación, son fuerza y protección. Comprender su naturaleza permite abrazar su esencia más allá de la forma. Entendemos entonces que si alguien “pincha” es que algo frágil custodia. La vulnerabilidad más profunda se oculta tras una coraza de espinas. No intentes atravesarla, simplemente espera. “Quiéreme cuando menos lo merezca por que será cuando más lo necesite”.  Con paciencia y cuidado el corazón se abre y revela la magia interna.

** ZAINDU MAITE DUZUN HORI – CUIDA AQUELLO QUE AMAS **

La Flor

Brilla dentro un Sol interno
La Flor

Brilla dentro un Sol interno

Brilla un sol en su interior. La luz irradia dentro. No olvides que su brillo es reflejo de una única luz. Todos somos uno, nos recuerda la flor. La cabeza de la Eguzkilore está compuesta por miles de semillas. Cada semilla, entidad individual y a la vez parte de un todo. La semilla es semilla y a la vez es flor.

Brilla dentro un sol interno, espejo de aquellos que se atreven a observarse a sí mismos sin miedo, sin juicio. Cultiva tu sol y verán tu luz. Irradia tu luz y ellos verán su propia luz. “YO SÍ PUEDO, TÚ SÍ PUEDES”. No busques ilusión fuera, conviértete en ella, si no, solo serás producto de las ilusiones ajenas. Emprende tu viaje. Atrévete a brillar y expresa la luz de lo que realmente eres. Transita el camino y vuelve al hogar.

** Brilla dentro un sol interno reflejo de una única luz. Deja que te vean y así ellos se verán**

La web de Maghú utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando consientes y aceptas nuestra política de privacidad y cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies